Nuestra Historia

En el periódico sevillano "El Progreso", el día 31 de mayo de 1894, se publica la noticia con el título "Las Nuevas Escuelas", de la entrega del edificio al Ayuntamiento por parte de la Real Maestranza de Caballería que tuvo lugar el día treinta de mayo, festividad de San Fernando. Al acto asistieron el teniente de Hermano Mayor, D. Antonio Valdecañas y Uclés, el alcalde D. José Bermúdez Reina, el cardenal arzobispo D.Benito Sanz y Forés, el gobernador civil, el presidente de la Diputación y otras autoridades. Se sirvió un aperitivo y una banda militar tocó numerosas piezas musicales.

Se refleja en la noticia que durante el invierno trabajaron más de 120 hombres en las obras. La primera piedra se había puesto el 15 de octubre de 1892, acto al que asistió la reina regente María Cristina, madre del rey niño Alfonso XIII. Las obras se realizaron bajo la dirección del arquitecto D. Francisco Aurelio Alvarez. El coste fue de 193.813´61 pesetas.


Se encargaron y adquirieron enseres nuevos dotando a las instalaciones de un mobiliario y unos recursos pedagógicos poco habituales en la Escuela Pública de aquella época. Especial mención merecen los frescos decorativos que realizó el pintor Antonio Cavallini en los frisos y techos de los cuatro pabellones.

En principio había una escuela de párvulos, una de niños y otra de niñas, además de los tres edificios para viviendas de maestros y maestras. Existía también un comedor.

El primer director fue D.Faustino Álvarez y Saenz, desde 1894 hasta su muerte en 1910. Este experimentado maestro escribió "Apuntes pedagógicos referentes a la educación de párvulos en España". Una calle cercana al colegio lleva su nombre.

Sin duda, las Escuelas de la Resolana, "Los Altos Colegios", se convirtieron en aquella época en el mejor y más moderno colegio público de la ciudad. La calle Bécquer tenía entonces una sola acera, la otra era la antigua muralla, lo que hace pensar que el colegio esté construido sobre ella.

La ciudad no era la Sevilla de hoy, se reducía al actual casco histórico, sus arrabales y Triana. Contaba con unos 145.000 habitantes y las murallas habían sido derribadas pocos años antes, en 1858. En 1894 nace también Sevillana de Electricidad. Circulaban por la calles los tranvías tirados por mulas que pronto van a ser sustituidos por los eléctricos. El primer coche tendrá que esperar hasta 1905. Tampoco existían los grandes equipos de fútbol de la ciudad; el Sevilla nace en 1905 y el Betis en 1909.


Reformas realizadas en el colegio

Durante los años treinta del siglo XX el Ayuntamiento de Sevilla decidió convertir algunas escuelas municipales unitarias en escuelas graduadas para organizar los grupos de niños y niñas según su edad y su nivel educativo. El 25 de mayo de 1937 comenzaron las obras de adaptación necesarias en las Escuelas de la Macarena. Las obras terminaron el 19 de febrero de 1938.

La reforma aumentó la superficie del edificio al situar, entre la clase de niños y adultos y la clase de párvulos, el comedor. También se hizo, junto a este, una nueva construcción de menor altura con la cocina, la despensa y un aula para clases de cocina. Los antiguos pabellones se dividieron en dos clases cada uno, se modificaron los espacios auxiliares, se cambiaron entradas y se abrieron nuevos ventanales en las aulas. Las obras hicieron pasar al olvido las pinturas didácticas. Se demolieron los techos pintados, situados a siete metros, y al bajar las alturas de las nuevas clases se ocultaron los frisos.

Con esta reforma las tres escuelas unitarias se convirtieron en dos grupos escolares graduados: la Escuela Graduada de Niñas Macarena, con entrada por la C/ Feria y la Escuela Graduada de Niños Macarena, con entrada por la C/ Pacheco y Núñez del Prado, separadas por una valla interior. Con la reforma educativa de 1970, que introdujo la coeducación, se eliminó la valla de separación interior y los dos grupos escolares se transformaron en un solo centro educativo que pasó a llamarse Colegio Nacional Mixto Macarena.

Con la llegada de la democracia y el traspaso de competencias educativas a la Junta de Andalucía el centro pasó a llamarse Colegio Público Macarena y a partir de la aplicación de la LOGSE se llama CEIP Macarena. Con motivo de la Expo 92 se rehabilitó una de las casas de maestros para instalar oficinas de la exposición, y al término de la misma, el edificio se incorporó al centro, destinándose a uso escolar. Las otras dos aún estaban habitadas por sendas maestras. En septiembre de 2000 se implanta en el centro el Programa Bilingüe Alemán-Español.

El curso escolar 2005-06 el CEIP Macarena se traslada al antiguo Colegio Público Padre Manjón, hoy CEIP Huerta de Santa Marina, para acometer una reforma integral del conjunto, que incorporará las tres casas de maestros, ya vacías, y que proporcionará al centro el aspecto y las condiciones actuales. Tras esta reforma se dejan de nuevo al descubierto los frisos que habian permanecido ocultos hasta la fecha, aunque bastante deteriorados. El colegio, renovado, se vuelve a abrir en septiembre de 2008.



Para conocer la historia del colegio con más detalle pulsar sobre los siguientes enlaces:

   El proyecto                                   La primera piedra



   El profesorado                              El alumnado y las familias

   La Banda de Música Infantil


Textos elaborados por los profesores del centro Luis Medina Ramírez y Vicente Callejo Giménez